Archivo de la etiqueta: Porto

Até já, Porto!

Porto | the hanging plants

Manuel de Melo definió la palabra Saudade como «bem que se padece e mal de que se gosta» (bien que se padece y mal que se disfruta).

Echaré de menos Porto. Despertarnos con la luz de un sol radiante y hacernos um galão en nuestro apartamento del que nos costaba salir de lo precioso que era. Pasear sin rumbo fijo por las calles y dejarnos las piernas con cada cuesta y atravesar a Ponte Luís I y sentir vértigo mientras pasaba el metro a dos centímetros de distancia. También echaré de menos ver con mis propios ojos que no es la ciudad gris que me habían advertido sino que está llena de colores, azulejos preciosos para morirse de amor y jardines llenos de árboles florales.

Porto | the hanging plantsPorto | the hanging plantsPorto | the hanging plants Porto | the hanging plants Porto | the hanging plants

Echaré de menos descubrir junto con la pareja más bonita y artística de todo Porto y alrededores, Daniela y Tiago, que es una ciudad que tiene un gusto exquisito en cuanto al diseño (sólo tenéis que ver la identidad corporativa de la ciudad), con unas tiendas a rebosar de arte y artículos vintage que quitan el hipo cómo: Ó!Galeria, Coração alecrim, Mercado y las Galerias Lumiére, entre otras.

Porto | the hanging plantsPorto | the hanging plants

Echaré de menos pasear por el Mercado do Bolhão y ver que ese lugar tan auténtico e histórico tiene alma propia. Ir a Casa Guedes para comer los sabrosos bocadillos de cerdo asado con queijo da serra (mi nuevo queso favorito) e ir a Casa Santo António para hacer menú de degustación de platos  hechos con base de bacalao.

Porto | the hanging plantsPorto | the hanging plants

Echaré de menos cuando el palo selfie se volvió loco y empezó a hacernos cientos de fotos sin que pudiéramos pararlo. Para hacer un gif y colgarlo en internet, ¡palabra! Tampoco faltaron las maniobras locas para decidir si las foto la tomábamos con el móvil o con la cámara y, lo mejor, la revisión de cómo había ido el día a través de éstas.

En fin, que echaré de menos exprimir al máximo esas poco más de 48 horas de visita junto con la chica de los cambios de melena al viento a moño cada dos por tres y, sobretodo, las risas mil con ella :___D

Porto | the hanging plants

Peeeero ¡que nos quiten lo bailao! Además, siempre podremos volver :) Ahora a preparar el siguiente viaje que va a ser alucinante.

Si queréis ver más fotos bonitas del viaje podéis hacerlo a través de la cuenta de Instagram de mi compi nasualua y de la mía.

Até já, queridos!